viernes, 24 de abril de 2015

GIMNASIA HIPOPRESIVA

Me he encontrado con jugadoras de voleibol jóvenes que sufrían leves pérdidas de orina al estornudar... Esto sucede porque en la ejecución de determinados deportes, se realizan rebotes repetidos que pueden “descolgar” el suelo pélvico; y es que la incontinencia no es cosa del envejecimiento o como consecuencia de un parto, es un problema que puede aparecer a cualquier edad y sin distinción de sexo.

Esta gimnasia no sólo soluciona y previene este problema aumentando el sostén del suelo pélvico y recolocando la vejiga, recto, próstata y ano, sino que tiene otros muchos beneficios:

- Al contraer la faja abdominal aumenta el tono de la cintura consiguiendo reducirla. Trabaja los músculos transverso y oblicuo del abdomen fundamentalmente.

- Alivia el dolor de espalda y previene hernias, ya que separa las vértebras y aumenta el tono muscular, evitando que la presión entre ellas sea mayor al realizar esfuerzos.

- Mejora la función respiratoria al potenciar los músculos inspiratorios y espiratorios en la ejecución de los ejercicios.

- Su realización regula el tono muscular general del cuerpo, disminuyendo los excesos de algunos grupos musculares y aumentando otros, así como la reducción de excesivas  curvaturas cervicales, dorsales y lumbares; lo que consigue mejorar la postura.

Esta técnica se realiza a base de movimientos lentos con respiraciones controladas y apneas, y suspensiones voluntarias de la respiración, consiguiendo que el cuerpo esté en forma y se relaje.

La gimnasia hipopresiva fue creada por el Doctor Caufriez cuando se dio cuenta que los ejercicios abdominales perjudicaban el suelo pélvico en el postparto, acentuando los problemas de incontinencia. Al realizar inspecciones vaginales, observó que muchas mujeres tenían movimientos de expansión torácica reflejos, lo que producía la relajación del diafragma y el ascenso de los órganos internos, liberando así la presión de la zona.

Conseguir un buen estado físico es fácil si se es constante. Realizar una secuencia completa de ejercicios de pie y suelo, con sus repeticiones correspondientes, será suficiente para mantenerse en forma y librarse de esos problemas que nos complican el  día  a día.

quirozaisu.es

¿Es mejor este tipo de gimnasia que los abdominales tradicionales?

En mi opinión la respuesta es SI. Al realizar abdominales clásicos, aumenta la presión del espacio abdominal, lo que puede llevar a debilitar la musculatura del suelo pélvico.

En la práctica de los abdominales, se aumenta la presión de los discos intervertebrales de la zona lumbar, lo que a la larga puede llevar a problemas lumbares; así como a la pérdida de la curvatura fisiológica de la columna (nuestra curvatura fisiológica en esta zona se invierte en su realización), la cual es importante para que el peso no recaiga exclusivamente en los discos, previniendo los problemas discales.